Los ingredientes

Coffee Beans

El mejor espresso comienza siempre con los mejores granos de café arábica tostados a la perfección siguiendo nuestras indicaciones. Desde que desarrollamos nuestro Espresso Roast, hace más de 30 años, hemos continuado perfeccionando tanto el tostado, como la mezcla. De esta forma, nos aseguramos de que el tostado más intenso proporcione un sabor profundo, dulce y acaramelado, con baja acidez. Para conservar ese sabor, molemos el café justo antes de cada descarga.

Además, nuestros granos de espresso se adquieren siempre de acuerdo con principios de abastecimiento ético y respetando al 100 por ciento  el Comercio Justo. Por este motivo, no solo saben bien, sino que sientan bien.

Sin embargo, los granos de espresso no son más que el principio. Para servir una buena taza de espresso se necesita leche de calidad. Es imprescindible habilidad y tiempo para vaporizar la leche hasta convertirla en una espuma aterciopelada con burbujas minúsculas. Esta microespuma es la que dará al espresso  un matiz más dulce y cremoso.

Como comentábamos, la habilidad del barista también es indispensable. Su reto consiste en combinar la leche vaporizada con el espresso en menos de 10 segundos. Transcurrido ese tiempo, la rica capa espumosa que se vierte sobre el espresso recién servido comienza a quebrarse y su sabor cambia. Por este motivo, el barista debe medir el tiempo a la perfección, para que tu taza resulte siempre perfecta.